Francisco Cánovas Candel

Hombre polifacético, destacó en su juventud como futbolista profesional (militó entre otros equipos en el FC Barcelona y el Real Murcia) y más tarde como empresario. Comprometido con su pueblo, colaboró con generosidad en numerosas causas y, ya jubilado, su interés por la historia del municipio le valió ser nombrado el primer cronista oficial de Santomera, título que mantuvo hasta su muerte, en 2016, a los 89 años.

D. Francisco Cánovas Candel nació en Santomera el 28 de abril de 1927. Desde muy joven despuntó, entre otras cuestiones, por su sobresaliente habilidad como futbolista. Ello le valió su fichaje por el Real Murcia CF, equipo con el que debutó en la campaña 1945-46, con apenas 18 años, siendo entonces el jugador más joven de Primera División. Tras dos temporadas en el club pimentonero, y después de rechazar las ofertas del Español y el Sabadell, firmó para cinco años con el FC Barcelona, entidad que, en muestra de su enorme interés, le brindó uno de los contratos más abultados de aquellos años. Extremo diestro rápido, inteligente, aguerrido y de buen golpeo con ambas piernas, el santomerano compartió vestuario y alineaciones con míticos futbolistas blaugranas como Kubala, Ramallets, César o Basora.
Este último, considerado por la prensa de la época como «el mejor extremo derecho del mundo», le relegó a un segundo plano y, tras disputar 35 partidos y sumar 17 goles con el Barça, Cánovas terminó siendo cedido al Sabadell CF, UD Lérida, Gerona FC y Racing de Santander, conjuntos a los que llegó como figura. A continuación jugó dos temporadas en el Real Valladolid CF y otra más en la UD Las Palmas, antes de retirarse del fútbol de élite en 1954, a la edad de 27 años. Posteriormente completó su trayectoria profesional como notorio corresponsal del Banco Santander [«Logré tener yo más cuentas aquí que la oficina de Murcia», recordaba en una entrevista que le realizó ‘La Calle’], director general de una importante empresa de carbón para calefacciones, socio de Lidesa, empresa exportadora que dio a conocer en Europa y América los limones de Santomera, y emprendedor en el sector de la confección de ropa infantil [«Porque sabía que las santomeranas bordaban con primor», aseguraba].
Cánovas completó su relevante currículo deportivo y profesional con una trayectoria humana y comunitaria igualmente dignas de ensalzar. Entre las muchas causas en las que colaboró a lo largo de su vida, con el único interés de favorecer a Santomera, figuran la canalización de la acequia de Zaraiche y el inicio de la entubación de brazales con el de Los Irenos y las Cuatro Esquinas, la construcción del camino de las Cuatro Esquinas –para lo que cedió, con gusto y gratuitamente, casi una tahúlla de tierra–, la creación del Círculo Cultural Agrícola –el Casino–, su colaboración en antiguas comisiones de fiestas, la reparación de la Iglesia o la reordenación del cementerio.
Capítulo aparte merece su trabajo altruista en beneficio de la memoria histórica de nuestro municipio, motivo por el que en 1999 fue nombrado cronista oficial de la villa –el primero–. Como legado de ello nos dejó más de treinta pequeños libros, editados por él mismo, que repasan diversos aspectos del pasado municipal: desde la importancia histórica de los cultivos de pimientos y limones, hasta un minucioso estudio acerca de la toponimia de nuestro pueblo –quizás su obra más importante, titulada ‘De Sant Amer, Santomera’–. También, 44 artículos publicados en el extinto periódico local ‘Voces’ y otros 150 en ‘La Calle’ –desde su primer número y hasta el mes anterior a su fallecimiento–, amén de los incluidos en los anuarios del Colegio Oficial de Cronistas Oficiales de la Región de Murcia.
La encomiable labor realizada por Paco Cánovas hasta su fallecimiento, el 2 de abril de 2016, le valieron múltiples reconocimientos en vida: el premio cultural del extinto periódico ‘Voces’ (1996), su nombramiento como Socio de Honor del Círculo Cultural Agrícola, Superabuelo de la Región de Murcia (2009) y Nazareno de Honor de la Semana Santa de Santomera (2014) o la concesión de una calle a su nombre, aprobada unánimemente por el Pleno en 2007. A título póstumo, y también con el apoyo unívoco de la Corporación, el 18 de mayo de 2017 se inició el procedimiento para declararle Hijo Predilecto de Santomera.

LOS DATOS CLAVE

  • Nació el 28 de abril de 1927 y falleció el 2 de abril de 2016.

  • Casado con Araceli Sánchez González, tuvo siete hijos: María Teresa (†), Francisco Javier, José Alberto, María Dolores, Mari Celi, Inmaculada y Manuel Fernando.

  • Se comprometió desinteresadamente en numerosas causas en favor Santomera, pueblo por el que siempre mostró un amor incondicional:  la canalización de la acequia de Zaraiche, la construcción del camino de las Cuatro Esquinas, la creación del Casino, la reparación de la iglesia, la reordenación del cementerio y, de manera destacada, el estudio de la historia de nuestro municipio.
  • Entre los reconocimientos que obtuvo se encuentran:  Superabuelo de la Región de Murcia (2009), Nazareno de Honor de la Semana Santa de Santomera (2014), el premio cultural del extinto periódico ‘Voces’ (1996) o una calle con su nombre (desde 2007).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies