Blas Rubio García, elegido cronista oficial de Santomera

Profesor jubilado de Geografía e Historia, lleva años estudiando y divulgando el pasado del municipio

Santomera cuenta con un nuevo cronista oficial. Se trata de Blas Rubio García, de 65 años, profesor jubilado de Geografía e Historia y persona extraordinariamente implicada en asuntos municipales de muy diversa índole, entre los que, de hecho, ya se encuentran el estudio y la divulgación del pasado y el presente de Santomera, El Siscar, La Matanza y La Orilla del Azarbe. Así lo decidió el Pleno municipal, con el voto favorable de quince de los dieciséis concejales presentes en la sesión ordinaria celebrada anoche, más una abstención.
Blas Rubio sustituye en el cargo a Francisco Cánovas Candel, fallecido en abril de 2016, que era hasta la fecha el único cronista oficial con el que había contado hasta ahora el municipio (1999-2016). Su candidatura fue propuesta inicialmente por el equipo de Gobierno el pasado 21 de diciembre y anoche llegó el momento de su nombramiento definitivo, respaldado también por más de quinientas firmas vecinales, a las que se suman las de asociaciones que representan a alrededor de otras trescientas personas.
Durante más de cuarenta años, hasta su jubilación en 2012, Blas Rubio ejerció como maestro y profesor de Geografía e Historia en distintos centros educativos, la mayor parte del tiempo en Santomera. Miles de vecinos y vecinas del municipio pueden dar fe de su magnífico desempeño como docente, labor en la que destacó por su particular manera de vivir la Historia, por su auténtica vocación y su pasión por la enseñanza. Supo además compaginar sus obligaciones laborales con la larga lista de compromisos altruistas que fue asumiendo, entre los que se debe destacar su labor como promotor del deporte local, muy especialmente en el ámbito escolar –fruto de lo cual Santomera logró asombrosos éxitos regionales y nacionales, como los dos campeonatos de España de voleibol cosechados por el colegio Ricardo Campillo a principios de los noventa–. También colaboró como corresponsal en Santomera del diario ‘La Verdad’, tarea que facilitó ahondar aún más en los asuntos municipales, muchos de los cuales fueron objeto de ajustadas crónicas que hoy, con el paso del tiempo, conforman un valiosísimo fondo documental.
Con su jubilación como maestro y profesor acentuó si cabe más su papel como estimulador de la cultura local y como defensor de causas sociales y medioambientales de diversa índole. Y también redobló sus esfuerzos para investigar acerca de la historia, el entorno y las gentes de Santomera, El Siscar, La Matanza y La Orilla del Azarbe, cuestiones por las que toda su vida ha demostrado un especial interés. Gracias a su generoso ímpetu divulgador, ha venido difundiendo el resultado de sus estudios a través de los medios a su alcance: colaborando activamente con cuantos particulares, asociaciones o centros educativos se lo han solicitado, a través de la labor cultural desarrollada por El Quijar de la Vieja –club del que es fundador–, mediante su perfil en redes sociales o en las entradas de un blog personal de reciente creación (https://santomeraviva.wordpress.com/).
Tal y como coincidieron en señalar ayer los representantes de los cuatro grupos políticos representados en la Corporación municipal, nadie conoce como Blas Rubio el patrimonio histórico, cultural, social, natural y paisajístico de este municipio huertano. Y ninguna otra persona guarda además tanto testimonio sobre ello, ya sea en su prodigiosa memoria, en sus escritos o en su inabarcable archivo fotográfico, que sigue engrosando día tras día.