Proyecto Fénix: una alternativa para el alumnado expulsado de los centros

Esta iniciativa les ofrecerá lecciones para que no pierdan el ritmo lectivo y talleres para profundizar en el foco del problema

Enmarcado en el Plan de Absentismo, se ha puesto en marcha gracias al impulso del Ayuntamiento y la financión de Caixabank

 

Ofrecer una alternativa que permita al alumnado sancionado sin acudir a su centro educativo no perder el ritmo lectivo y trabajar para mejorar su comportamiento. Ese es el principal objetivo del Proyecto Fénix, un nuevo servicio enmarcado dentro del Plan Municipal contra el Absentismo, el Abandono y el Fracaso Escolar que ha arrancado esta mañana con la firma de un convenio para que la Obra Social La Caixa aporte los 4.500 euros necesarios para desarrollar las actividades previstas a lo largo del presente curso académico.

El Proyecto Fénix, que se aplicará al alumnado de todos los colegios e institutos del municipio cuyos padres firmen la autorización pertinente, ha sido posible gracias a la iniciativa de la Concejalía de Educación, especialmente preocupada por este tipo de problemáticas. También ha resultado indispensable la colaboración de la oficina de CaixaBank en nuestro municipio, que se ocupó de recabar la financiación necesaria, y de La Aldea de las Artes, una asociación cultural con amplia experiencia en la formación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes, que será la encargada de prestar el servicio.

La alcaldesa, Inma Sánchez Roca, la concejala de Educación, María José Medina, y la técnica de Absentismo, Lola Zaragoza, han acompañado esta mañana a los representantes de Caixabank y La Aldea de las Artes durante la firma del convenio. Según han explicado, este proyecto protocoliza la experiencia piloto llevada a cabo el pasado curso con el Aula Fénix, enmarcado igualmente dentro del Plan de Absentismo. En la práctica, durante el periodo de expulsión, el alumnado afectado deberá asistir semanalmente a seis horas lectivas, repartidas en dos sesiones, durante las que avanzarán en los contenidos curriculares que están estudiando el resto de sus compañeros y participarán en talleres que permitan profundizar en los motivos que explican su mal comportamiento.

«Es fundamental que facilitemos una respuesta apropiada a este gran problema que encontramos a veces con la juventud más conflictiva», ha sintetizado la alcaldesa, Inma Sánchez Roca. La concejala de Educación, María José Medina, ha afirmado por su parte que «la expulsión por sí sola no es una herramienta eficaz y resulta de vital importancia que, junto al castigo –que en algunos casos es incluso apreciado por el alumnado como unas vacaciones–, haya un proceso de reconstrucción y reintegración».